«

»

Ene 17

Primera victoria a campo entero de nuestros infantiles

Nuevo año, nuevo campo, nuevas dimensiones, nuevos amigos. Todo nuevo para afrontar el primer amistoso de nuestros infantiles del año. Enfrente tendríamos a nuestros amigos del Tatami, contra quienes ya habíamos jugado un amistoso en diciembre que puedes leer aquí. Hemos jugado en el Polideportivo de la Pelosa, instalaciones del UER Montcada que también integra este equipo, un placer a disposición del Club para jugar.

En este partido queríamos varias cosas. En primer lugar, soltar los músculos después de las Navidades en un entorno de partido. Luego, acostumbrarnos a jugar a XIII para intentar afrontar si los números lo permiten el tramo final de Liga. Igualmente jugar a campo entero, para dosificar esfuerzos. Y ya por último, dar minutos a nuestros nuevos amigos Samuel, Jose, Leo e Íñigo, a los que ya les ha picado el bichillo del rugby. Pese a que no hemos podido jugar a XIII sino a once, hoy hemos aprendido valiosas lecciones. Los azulones, hoy con el jersey de Montcada, salían con:

David Manu (c) y Sali; Dani e Íñigo; Taylo (9), Álvaro (10); Robert, Alan; Joan y Alejandro (15).  También han jugado Carlos, Martín, Leo y Samuel. y nos acompañaban en la banda Jose, Javi y Adri, lesionados. El dibujo menos habitual para probar nuevas habilidades de los nuestros y, sobre todo, habituarnos a las nuevas dimensiones. Un abrazo especial para Tino, quien acudió a pitar nuestro encuentro sin dudarlo. Dándole fiesta a Ángela para acompañar a los s16, nos acompañaba Sergio Senabre como fotógrafo y Jose Zamorano, gran coach de Montcada.

Empezamos fuertes y aprovechamos nuestra superioridad física rompiendo la línea de ventaja varias veces, destacando los balones que llegan a los jugadores de atrás y que progresaban muchos metros con buenos gestos. Así, los nuestros lograban tres ensayos, dos transformados, que nos dejaban con 19-0, fruto de la presión sobre la pareja de medios visitantes.

Pero el Tatami se resarcía entrando en en partido con la valentía que les caracterizaba, lanzados por su mediomelée progresando metros y convirtiendo un ensayo por continuidad, y seguidamente recuperando un balón en nuestra 22 y anotando a la mano por superioridad. Estaba claro que los nuestros debían de concentrarse en ocupar ese campo tan grande en el que nos tenemos que acostumbrar a jugar y olvidarnos de jugar todos en cinco metros. Esa es la dificultad del salto entre categorías, la nueva dimensión, la forma de explotar el espacio y… los nuevos roles. Pues “si estoy en la línea, ya he de prepararme de la siguiente fase de juego y no encerrarme en poco espacio”. Había que abrir el campo para explotar el espacio y mentalizarnos que había que cambiar el chip. Los dos golpes fueron magistralmente convertidos por David Redondo, S16 que echaba un cable a los chicos de Montcada (19-14). Nuestros chicos sabían pues que el Tatami intentaría evitar el contacto y aprovechar el espacio y se dedicaron a defender los canales, algo que con 11 jugadores a campo abierto es muy meritorio. Así, se vieron lindos placajes para asegurar el balón y dar juego a nuestros chicos grandes. En una de ellas, Íñigo se envalentonó y con una carrera logró posar el primero de los muchos ensayos que esperamos que consiga. Novato y ensayo, currito seguro. Álvaro no lograba pasar y nos íbamos al descanso con 24-14 a favor.

La segunda parte partía con la misma consigna y la búsqueda de una buena posición para poder jugarnos un drop, por lo que tanto Taylo como Álvaro intentaban centrar a los delanteros y miraban mucho a los palos. El juego perdía ritmo a medida que las piernas acumulaban cansancio, y Tatami por minutos llevaba la iniciativa en el juego, acercándose peligrosamente a la 22. Los nuestros, sin embargo, al salvar el peligro evitaban el patadón, moviendo el balón y ganando metros, dejando en el campo la huella de los entrenamientos. Así, lográbamos un bonito ensayo jugado a la mano. Tatami golpearía duro con sus delanteros que buscaron el ensayo hasta que por medio de un golpe de castigo mal defendido por los cachorros lo lograron. Los nuestros cerraban el partido por medio de dos buenas acciones rompiendo la línea que nos hacían anotar bajo palos y transformar. Al final, 45-21 para los locales.

Buenas sensaciones para comenzar el año, principalmente por la polivalencia de los nuestros y la buena integración de los recién llegados, pero es importante ver más allá de la superioridad física y empezar a contar con la posición en el campo de nuestros chicos más rápidos para poder dar la cara ante rivales más grandes y más potentes que nosotros.

Un abrazo a todos, y os esperamos mañana a las 11h para animar al Primer Equipo ante la UCV e intentar lograr una nueva victoria. CAVE CANEM!

La semana siguiente jugamos contra el CAU A. Lee más aquí.

Hace un mes, acabamos el año ganando. Lee la crónica ante el CAU B aquí.

10929030_758686737554288_8769938370364553048_n

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *