«

»

Nov 29

Los infantiles rescatan un punto bonus en la tormenta de Denia

Dos semanas de preparación de nuestro desplazamiento a Denia, cargadas de ilusión por ver a los nuestros defender el liderato y seguir con la buena racha de juego ante el Denia/La Safor. Un intenso trabajo que no habría sido posible sin el buen trabajo de las madres del grupo de cadetes e infantiles, que desde el primer momento se pusieron manos a la obra para poder acometer este viaje. ¡¡Qué equipazo!!

8h45, todos en el bus, y el temor a que la gota fría nos pillara a mitad de viaje y tener que volvernos con el madrugón y sin partidito. Gota fría que no fueron más que cuatro gotas que cayeron durante el camino y que entre manos blancas y curritos pasaron inadvertidas. A la llegada, tan solo soplaba un poco de viento frío, por lo que nos preparábamos para estrenar nuestras nuevas equipaciones. Para prepararnos ante el Denia, no contábamos con Alejandro Juan, que cayó lesionado de su rodilla, y sin efectivos de Montcada, salíamos con 13 jugadores en la lista. El XV inicial se componía de:

1. Carlos Hernández, 2.Manu Golpe, 3. David Senabre, 4. Martín Salama, 5.Taylo Valle, 9. Adri Roig, 10. Ángel Miñana (c), 12. Álvaro Jiménez, 13. Dani Jiménez, 14. Joan Alfonso, 15. Robert Bayona. Esperando su turno, 14. Javi Fernández y 20. Álex Loret. A mi lado, la inestimable ayuda de Sergio Senabre como fotógrafo y de Angie Romera como delegada, que como habéis podido comprobar, hoy también ha jugado un intenso y magnífico partido.

Protagonistas en el campo, pitido inicial y… ahí comenzó la tormenta. Sabíamos de la superioridad física de los chicos de Denia, a quienes este juego de rugby a 11 perjudica tanto o más como a los nuestros en su desarrollo rugbístico. Sin embargo, la diferencia era evidente frente a los nuestros, y con agrupaciones de la defensa y rápidas y potentes contras, empezaban a caer los ensayos del lado local. Entregándoles el balón y conjurándonos a la defensa, el marcador de siete ensayos a cero del primer tiempo se antoja hasta corto, pues los nuestros no lograban mostrar la versión que les caracterizaba y, consecuentemente, estaban mentalmente en caída libre ante tal aluvión.

¿Qué hacemos en este panorama? Respirar hondo, olvidar los primeros veinticinco minutos y plantear un partido nuevo ante un rival que seguía con toda la carne en el asador. El inicio de los nuestros fue esperanzador, pues si hay algo que saben es reiniciar un partido y revertir una tendencia negativa en su mentalidad, algo que sin duda se trabaja en los entrenamientos. No obstante, tras un par de buenas combinaciones de nuestra línea, Denia se replegaba bien para volver a poner tierra de por medio en el marcador con cuatro nuevos ensayos.

El último ensayo de los locales supuso un punto de inflexión en el autoestima de nuestros cachorros, heridos definitivamente en su orgullo por la situación del partido, y a falta de 15 minutos para el término del encuetro, olvidaron el desgaste físico que acarreaban para brindar a los espectadores una maravillosa exhibición de jugadas a la mano, continuidad en los rucks y poderío físico que hacía a los locales forzar golpes de castigo y ser sancionados con amonestación. Una perfecta transición de Ángel y Dani hizo que el balón llegara a Álvaro para posarlo por primera vez en la zona de ensayo. Una marca muy celebrada por los nuestros tanto en el campo como en la grada. La dinámica fue creciente y llegaría el siguiente ensayo de picardía de Carlos, vendiendo un pase a todos los postes para lanzarse de cabeza a por el segundo ensayo. El bonus se acercaba, y los nuestros lo tenían claro, tanto que los delanteros, con Manu de nuevo a la cabeza, se lanzaron a por el tercer ensayo, que lograba Taylo con sus estupendos gestos de delantera. El último ensayo local quedó en anécdota en el momento en que Álex Loret, que había ingresado como medio melée, se mostraba libre ante la fijación 2-1 de Dani y sorteando tres rivales sobre la linea de cal posaba el cuarto y definitivo ensayo, que nos valía un trabajadísimo punto bonus. Nuestros cachorros habían logrado su premio sin perderle la cara al partido, que terminaba 60 a 20.

Tras el partido final, sensaciones confrontadas, pues tras haber soportado el chaparrón físico de los locales, la actitud fue clave para marcharnos del partido con una grata sensación de haber peleado hasta el final. Mucho trabajo por delante para aprender a jugar ante rivales con tal superioridad física, y la reflexión de que el partido dura hasta que pita el árbitro, algo que nos ha servido hoy para lograr nuestro objetivo.

Finaliza la primera vuelta con un balance de tres victorias, dos derrotas y cinco puntos bonus ofensivos (que espero que ya sepáis como funciona!). Unos resultados muy por encima de nuestras expectativas dada la constante construcción del equipo y que nos animan a encarar el cierre del año con ilusión y con mucha hambre de rugby.

Agradecer el estupendo tercer tiempo preparado por el equipo de Denia/La Safor. Un placer haber compartido esta intensa mañana de rugby con todos y cada uno de vosotros y vosotras. Nos vemos en el campo. CAVE CANEM!!

******

Antes del puente, jugamos un amistoso contra Tatami. Puedes leer más aquí.

El partido contra Tecnidex fue realmente interesante. Léelo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *